Imágenes adjuntas: 1

Dos curas representaron a Tucumán en 1816: uno había luchado junto a Belgrano y el otro proponía un rey inca

Treinta y tres fueron los diputados que, elegidos por las ciudades y villas del entonces Virreinato del Río de la Plata, se incorporaron al Congreso de Tucumán en 1816. De ese total mencionado sólo 21 de ellos pudieron llegar a tiempo para estar presentes en la sesión inaugural que tuvo lugar el 24 de marzo de 1816 en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Los representantes por Tucumán, Pedro Miguel Aráoz y José Ignacio Thames, se incorporaron un tiempo después antes del 9 de julio.

¿Quiénes eran estos dos tucumanos que participaron del Congreso que declaró la Independencia de nuestra Patria?

Los dos eran clérigos con títulos de doctores en teología. La condición de sacerdotes de ambos no constituía un hecho aislado entre los diputados convocados al Congreso de Tucumán. Después de los abogados o doctores en leyes que sumaban 17 representantes, la profesión que le seguía en número era la de sacerdotes con once s seculares, además de un domínico y un franciscano. También había un militar graduado (Pueyrredón), un médico, y un comerciante y hacendado.

Los dos tucumanos expresaban entonces, junto al resto de los religiosos presentes, la presencia protagónica de un sector del clero en las luchas por la independencia no sólo en lo que era el Virreinato del Río de la Plata sino en todo el continente.

La adhesión a la emancipación del clero revolucionario inspirada en las ideas del jesuita Francisco Suárez, quien sostenía que el poder temporal no emana inmediatamente de Dios sino del pueblo, ya se había manifestado en el Cabildo Abierto del 22 de Mayo al que asistieron, además del diocesano, 26 sacerdotes de ambos cleros, de los cuales solamente 6 votaron por la continuidad del virrey.

La historiadora Elena Piñeiro, en un texto sobre la participación de los religiosos en el proceso independentista, menciona que en la mañana del 25 de Mayo de 1810 la petición pidiendo la conformación de una nueva Junta de Gobierno que excluyera al virrey fue firmada por 17 sacerdotes.

No era una rareza entonces la presencia de Aráoz, Thames y el resto de los clérigos diputados en el Congreso de Tucumán de 1816.

–Pedro Miguel Aráoz (1759-1832) nació en San Miguel de Tucumán y fue enviado por sus padres a Buenos Aires para que estudiase en el Colegio San Carlos, posteriormente se marchó a Córdoba donde se doctoró en teología. De regreso a Buenos Aires fue profesor hasta 1787 en el colegio donde cursó sus estudios.

De vuelta a su San Miguel natal fue párroco de la Matriz (actual Catedral) donde pronunció una oración fúnebre por los caídos en la primera invasión inglesa. En 1812 integró, conjuntamente con su hermano Bernabé Aráoz, la comisión de vecinos que entrevistó, primero a Balcarce, y luego a Manuel Belgrano para convencerlo que se estacionara con el Ejército del Norte en Tucumán y librara combate contra los realistas. Consecuentemente participó, junto a su hermano el coronel mayor Bernabé Aráoz y su sobrino Gregorio Aráoz de Lamadrid, y otros miembros de su familia en la Batalla de Tucumán.

Belgrano lo distinguió nombrándolo capellán de la milicia criolla y recomendándolo después de la batalla de Colmenares “por haber ejercido su santo ministerio en lo más vivo del fuego con una serenidad propia y por haber sido infatigable en el cumplimiento de su piadosa misión”.

Fue integrante del Congreso de Tucumán hasta 1817 cuando le fue aceptada su dimisión después de haberla presentado dos veces. El historiador Páez de la Torre señala, como nota de color, que en tiempos de la Independencia los hombres de cierta posición usaban zapatos escotados, con hebillas generalmente de plata; y agrega: “el congresal por Tucumán, doctor Pedro Miguel Aráoz, llevaba hebillas de oro, tanto en los zapatos como en las ligas”.

Posteriormente Aráoz participó activamente en los hechos que dieron origen a la fugaz República de Tucumán cuya presidencia ejerció su hermano Bernabé. También dirigió el periódico El Tucumano Imparcial.

–José Ignacio Thames (1762 -1832) se crió en Tucumán y en 1784 recibió en Córdoba el título de doctor en teología, poco después ingresó al orden sacerdotal. Desempeño su ministerio inicialmente en su provincia natal y después en Salta. En 1813 fue designado miembro del Cabildo de la Catedral de dicha diócesis.

Convocado al Congreso de Tucumán en 1816 Thames presidió en Salta la junta electoral para la elección de los diputados a la convocatoria; poco tiempo antes él había sido elegido para que representar a Tucumán.

El diputado tucumano, al igual que Belgrano, entre otros patriotas, pensaba que sería conveniente declarar la independencia del reino de España instaurando una monarquía inca, con sede en el Cuzco, para reparar en parte el despojo a los hoy llamados pueblos originarios.

Al momento de presidir el Congreso, Thames expresó con firmeza: “El Señor Presidente, haciendo mérito del principio de derecho que prescribe la restitución al poseedor y dueño de lo que se despojó por violencia, deducía lo que a los incas debía hacérseles de la dominación que se les usurpó por los soberanos de España”.

Aráoz y Thames fueron dos de los trece clérigos comprometidos con la revolución que firmaron la Declaración de la Independencia el 9 de Julio de 1816. No sin razón Juan Martín de Pueyrredón afirmaba que el de Tucumán fue un congreso de doctores ya en leyes, ya en teología.

Fuente: Secretaría de Estado de Comunicación Pública


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta