Imágenes adjuntas: 2

Se ampliará la Casa Histórica y se cambiará el orden de la narración

30 ene 2016

En su extensa trayectoria, combinó la actividad privada con la pública. Condujo la mítica Fundación Antorchas hasta mediados de los 90, y fue fundador y presidente de TyPA (Teoría y Práctica de las Artes). Fue director Nacional de Patrimonio y Museos en la primera etapa kirchnerista, cuando los secretarios de Cultura fueron Torcuato Di Tella y José Nun, pero además estuvo al frente del Museo Nacional de Bellas Artes entre 2005 y 2007. Abogado y artista de profesión, Américo Castilla es ahora Secretario de Patrimonio Nacional, e integra la mesa chica del Ministerio de Cultura.

Castilla visitó esta ciudad a comienzos de semana; en particular recorrió la Casa Histórica y el Museo Timoteo Navarro, se reunió con sus directoras, luego habló con grupos de artistas y mantuvo una extensa entrevista con LA GACETA.

Durante la charla, caracterizó que los museos argentinos han quedado atrasados respecto de los nuevos paradigmas, que el solar histórico debe ampliarse y que hasta fin de año se convocarán concursos para las direcciones de los más de 20 museos nacionales. “Y esperamos que esta posición se expanda a las instituciones provinciales y municipales”, dijo al diario a modo de exhortación.

Por otro lado, contó algunas iniciativas que propuso en relación a la celebración del Bicentenario, con la participación de artistas de todo el país.

- ¿Cómo encontraste la Casa Histórica?

- No muy bien. Hay una notoria falta de espacio, es una casa, no un museo; tiene problemas de ingreso y espacios libres poco aprovechados. Conserva un gran patrimonio pero sin tener condiciones de seguridad, ambientales y de gestión. Pero todo puede mejorarse. Recibí una nota de la Junta de Historia en la que reclamaban algo así como una ‘tucumanidad’… entiendo que hay que ir creando capas de sentido, porque no hay un solo público; los que visitan el Museo son los turistas y los tucumanos y los niños de escuela; hay que crear capas de sentido que respondan a esos públicos. Por otro lado, hay un proyecto de la provincia de ceder terrenos colindantes que dan hacia la calle San Lorenzo.

- En definitiva…

- Vamos a trabajar para ampliar el Museo y además, la directora, Patricia Fernández Murga, ya modificó algunos paneles, pero no por razones políticas, sino corrigiendo algunas inexactitudes que había. Creo que hay un problema de narración, pero no me refiero al contenido mismo sino al orden, hay un desorden en ese recorrido. Debe quedar claro que cada sala tiene que tener un objeto clave alrededor del cual se organice el relato, hasta llegar a la sala de la Jura que es el plato fuerte. Hasta julio vamos a mejorar esta circulación y los textos, que son largos y poco atractivos; vamos a escribir textos cortos y a comunicarnos de otra manera. De todos modos, quiero aclarar que estos problemas no son de Tucumán, exclusivamente; están en todo el país…

- ¿La directora está ratificada?

- Hasta el concurso, porque vamos a convocarlos en todos los museos. Y ella puede ser una muy buena candidata. Tenemos que trabajar en diseñar el perfil, en los que no solo estén el conocimiento y la buena gestión. Creo que a fines de año tendremos resuelto estos concursos. Y esperamos que esta situación se extienda al resto de las instituciones, que tomen el ejemplo

- Desde un punto de vista general, ¿cómo encontraste los museos?

- Estamos retrasados respecto del cambio del paradigma internacional. Hay que cambiar la manera como operan, porque son un ámbito propicio de activación social. Hay que entender que el gran protagonista es el público, tienen que ser entidades con gran interactividad con o sin tecnología; hay que promover acciones que estimulen la participación de la gente. El museo de objetos seguirá existiendo y debemos extremar nuestros esfuerzos para protegerlos y resignificarlos a partir de contextos contemporáneos. Pero el museo tiene que dejar de ser solemne y para convertirse en un lugar de encuentro y diálogo.

- En cuanto a tu tarea, estuviste en la primera etapa del kirchnerismo y ahora con Macri…

- No soy peronista ni macrista. Todos sabemos que Pepe Nun tampoco era peronista, venía del socialismo. Creo en la cultura como una tarea transversal, donde es imposible hacer gestión si no se establecen alianzas, y tengo en este cargo plena libertad. Hallamos la casa con gran desorden y en eso estamos trabajando. Se han creado otros museos que se instalaron en Capital Federal, por ejemplo, todo se ha concentrado ahí, erróneamente, en vez de crearlos en otras provincias. En cuanto a mis funciones, se ha jerarquizado la actividad, porque ahora es secretaría y no una dirección el Patrimonio Cultural, lo que significa un mayor desafío. Tenemos tres direcciones nacionales: una dedicada a los museos; una abocada a temas patrimoniales y una tercera dirección orientada a la investigación. Nuestro objetivo es modernizar, jerarquizar y emprender un camino nuevo con los museos nacionales.

Fuente: La Gaceta


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta